K. Marx y sus ‘Revelaciones sobre el proceso de los comunistas de Colonia’

Las Revelaciones sobre el proceso de los comunistas de Colonia, escritas por Marx a finales de 1852 y publicadas en 1853, constituyen una de las obras importantes de Marx menos conocidas por los lectores hispanohablantes. Quizá el mundo editorial ha considerado, hasta ahora, que carecía de interés para el presente la vieja historia de los criminales tejemanejes de la policía política prusiana; quizá que, por lo mismo, esta obra no permite conocer mejor el pensamiento de Marx, y que su contenido está exclusivamente dedicado a cuestiones históricas menores. Se equivocan. Primero, porque el alegato de defensa de Marx ante los tribunales prusianos (que con tan buen criterio incluyó Engels en la edición de 1885 de las Revelaciones) es todo un tratado de materialismo histórico maduro. En él, Marx explica con detalle la idea expresada en La ideología alemana, a saber: «que la fuerza propulsora de la historia, incluso de la religión, de la filosofía, y toda otra teoría, no es la crítica, sino la revolución». Segundo, porque el texto de las Revelaciones (así como la introducción escrita por Engels) permite comprender, muy precisamente, qué lugar histórico ocupó la Liga de los Comunistas y cómo se representaban los fundadores del marxismo, por entonces, las tareas políticas del movimiento obrero. Las circulares del Comité Central de la Liga que incluye nuestra edición (como ya hicieron las anteriores) revelan con claridad meridiana la concepción del mundo proletaria-revolucionaria con que Marx y Engels enfocaban el problema de la independencia política de la clase obrera. 

Respecto a los criterios de nuestra edición, nos basamos en la única versión castellana que nos es conocida, publicada en Buenos Aires por la Editorial Lautaro (1946). Esta edición se tradujo desde la versión italiana de A. Labriola (1900), por lo que hemos consultado el texto alemán de 1885 allí donde la traducción no resultaba convincente. Hemos corregido todos los errores detectados y ajustado algunas traducciones, señalando en nota al pie las pocas que nos han parecido relevantes por alterar, en algo, el sentido del texto. Por lo demás, tomamos de las Obras Escogidas de Marx y Engels (Editorial Progreso) tanto la introducción de Engels (Contribución a la historia de la Liga de los Comunistas) como la primera de las dos circulares del Comité Central de la Liga –la de marzo–, y el apéndice final (El reciente proceso de Colonia), también de Engels. Mantenemos en cada parte, a pie de página, casi todas las notas de la editorial correspondiente, marcando con una leyenda sólo aquellas que, intercaladas y siguiendo la misma numeración, pertenecen a Marx, a Engels o a nuestra propia editorial.  Finalmente, traducimos entre corchetes las expresiones de Marx en otros idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.